Archivo de la etiqueta: Referéndum

Gala Pin: “La relación de Barcelona en Comú con la oposición cambiará tras el 27-S”

Foto Gala Pin (1)

Gala Pin (Valencia, 1981), destacada activista vecinal y social del barrio de la Barceloneta en los últimos años, es ahora la nueva regidora del distrito de Ciutat Vella tras la victoria de Barcelona en Comú en las pasadas elecciones municipales. Repasamos con ella cómo han sido los primeros cien días de su partido en el Ayuntamiento.

¿Qué valoración haces de estos cien primeros días de gestión, en función de las medidas propuestas y realizadas?

Han sido unos cien primeros días en los que, además de ubicarnos y ver cómo funciona la Administración por dentro, hemos seguido el plan de choque que teníamos previsto. Por ejemplo, antes de verano aprobamos la ampliación de la dotación económica para aumentar las becas a comedores escolares; hemos ampliado también el presupuesto y modificado los criterios para las ayudas al alquiler, y ahora se están iniciando estudios para realizar las obras del tranvía por la Diagonal. En general, creo que estamos aplicando el plan de choque que habíamos propuesto.

¿Cuáles son las prioridades en el distrito de Ciutat Vella a día de hoy?

Actualmente, las prioridades son la regulación del modelo turístico, la aplicación de las becas comedor y las ayudas para la vivienda. Más en concreto, estamos abordandoel problema de las terrazas en coordinación con Urbanismo y la regulación de la música en directo en los bares, y se está realizando un seguimiento de las medidas para los pisos turísticos ilegales.

En relación con el turismo, como todos los veranos, en Barcelona emerge el problema del turismo masivo y de los pisos turísticos ilegales. ¿Qué medidas concretas se han tomado desde el Ayuntamiento para combatir estos problemas y descongestionar el distrito de Ciutat Vella?

La primera medida que tomamos fue la suspensión de las licencias turísticas para poder tener una foto fija y hacer un debate sobre el modelo turístico con todos los actores implicados. En Ciutat Vella hemos propuesto la posibilidad de que aquellos propietarios que tienen una multa por haber alquilado su piso de forma ilegal, lo puedan ceder durante tres años como vivienda social para condonar el 80% de su multa.

Por otra parte, hemos contactado con plataformas digitales como Airbnb para que nos faciliten información acerca de los propietarios de los pisos ilegales ya que, según la ley del turismo catalán, están obligados a hacerlo, y si se niegan, pueden ser multados por cada uno de los pisos turísticos sin número de licencia.

Por último, hemos iniciado una campaña de concienciación e información para los turistas, y ahora estamos empezando a estudiar medidas para hacer más efectiva la regulación de los vehículos eléctricos que circulan por Ciutat Vella.

La propuesta de Ada Colau de crear una red de ciudades-refugio contagió a diversos municipios y desde el Ayuntamiento de Barcelona ya se ha activado un correo (ciutatrefugi@bcn.cat) para centralizar los mensajes de ciudadanos que ofrecen su ayuda a los refugiados de Siria. ¿Cómo se está organizando la acogida de refugiados en Barcelona y qué tipo de coordinación mantiene el Ayuntamiento con el Gobierno español y la Unión Europea?

Aquí, por suerte, todos los partidos de la oposición han estado de acuerdo en que Barcelona se convierta en ciudad-refugio, y en el próximo pleno municipal se aprobará una moción para que esto sea así. Se han mantenido reuniones con el Gobierno catalán para articular esta acogida de refugiados y de momento el problema son los Estados europeos que frenan y bloquean la acogida.

Desde el Gobierno español, se ha instado a que la acogida de refugiados se haga a través de espacios profesionales y no de voluntarios, pero nosotros creemos que debe seguir habiendo una implicación ciudadana. En estos momentos, estamos trabajando en cómo se articulará.

Ada Colau estrenó su alcaldía deteniendo desahucios y recientemente el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido multar a bancos que tienen pisos vacíos. ¿Se está consiguiendo reducir el número de desahucios?

En primer lugar, es importante recordar que la propuesta de las multas viene de una moción que presentó la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) el año pasado en distintos municipios. Las multas no tienen una voluntad recaudatoria, sino que lo que pretenden es incentivar que se movilice el parque de vivienda. En general, estamos encontrando más predisposición de las entidades financieras a colaborar, pero datos oficiales aún no tenemos.

De hecho, una de las cosas que más se ha denunciado desde los movimientos por el derecho a la vivienda es que, en una problemática tan grave como es la de los desahucios, no existan datos oficiales por ciudades. De todas formas, nosotros hemos propuesto que los distritos se impliquen mucho más en solucionar e incluso poder intervenir previamente durante los desahucios.

Hace poco presenciamos un enfrentamiento entre Guardia Urbana y vendedores ambulantes en plena Rambla de Barcelona, que acabó con varios heridos. ¿Cuál es la solución a este conflicto que plantea el Ayuntamiento para que no se repitan situaciones como la que se vivió en Salou este verano?

El fenómeno del top manta no es nuevo, y me parece escandaloso que la oposición critique ahora esta situación, cuando ellos no hicieron nada para tratar de resolverlo cuando tuvieron la ocasión. Nosotros creemos que, para poder encontrar una solución parcial a este problema, hay que abordarlo desde un punto de vista social, ya que tiene que ver con una ley de extranjería completamente injusta y con situaciones de precariedad vital.

Gracias a un estudio que se ha realizado sobre la población que se dedica a la venta ambulante, estamos diseñando ahora las soluciones con los propios manteros, trabajando en diferentes planes de formación y ocupación a medio-largo plazo según la situación particular de cada una de las personas que se dedican al top manta.

Barcelona en Comú se abstuvo en la votación sobre la asociación de Barcelona a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), posponiendo el debate hasta después de las elecciones. ¿Esta postura de indefinición no puede perjudicar las relaciones con otros partidos que apoyaron la investidura de Ada Colau, como ERC?

En primer lugar, no existe una postura de indefinición, ya que nosotros siempre hemos estado a favor del derecho a decidir. Nos sentimos orgullosos de que Barcelona en Comú sea un espacio plural donde hay gente independentista y gente que no lo es, pero el mínimo común denominador es aquel que tiene raíz democrática, y este es el derecho a decidir.

En cuanto al hecho de entrar en el AMI en el pleno extraordinario, creemos que se trataba básicamente de una medida electoralista, pensada en clave de elecciones catalanas. También creemos que la relación con los distintos partidos de la oposición cambiará tras las elecciones del 27-S, porque ahora estamos en un periodo electoral y todo el mundo está pensando en dimensiones no municipales.

De cara a las elecciones autonómicas, ¿mantiene el apoyo a la plataforma Catalunya Sí que es Pot en las próximas elecciones del 27-S?

Creo que ya hemos dejado claro que, como propuesta municipalista, hemos decidido no intervenir en las elecciones autonómicas. Ahora bien, como Barcelona en Comú es plural y es una confluencia de varios partidos, hay gente que pertenece a partidos y sí da apoyo a esta plataforma de forma particular.

Muchas tiendas locales de Ciutat Vella se ven obligadas a cerrar frente al creciente precio de los alquileres, que sólo pueden asumir las grandes multinacionales. ¿Qué medidas se proponen desde el Ayuntamiento para proteger y fomentar el comercio local y de proximidad?

Ahora, en Ciutat Vella, vamos a empezar a trabajar con un mapa histórico de la propiedad inmobiliaria que nos permita ver a quién pertenece el distrito y también cuáles son los flujos de capital, para estudiar si nos podemos adelantar a determinados movimientos.

Uno de los principales problemas es que muchas veces la gente no se puede permitir tener un comercio de proximidad pagando unos alquileres desorbitados, así que este estudio nos podría permitir desarrollar estrategias para que esto no sucediese.

En los próximos meses, el comisionado de Comercio se reunirá con todos los ejes comerciales de la ciudad para contrastar las medidas que están sobre la mesa, y también se lanzará una campaña para potenciar los productos de comercio de proximidad.

Durante estos meses les hemos visto realizar diferentes actos en las callescon el objetivo de explicarse y responder a las inquietudes de la ciudadanía. ¿Qué otras vías de comunicación existen con los vecinos barceloneses y cómo pueden implicarse más en la toma de decisiones que tienen lugar desde el Ayuntamiento?

En primer lugar, el próximo mes presentaremos el proceso de elaboración del plan de actuación municipal (PAM) y el de distrito (PAD), donde habrá diversos espacios de debate y decisión para que los vecinos puedan implicarse en su elaboración.

Por otra parte, vamos a trabajar con una herramienta llamada Ajuntament Respon, que será un espacio de rendición de cuentas de los cargos electos pero también un lugar donde los ciudadanos pueden hacer propuestas.

Como en Barcelona tenemos la suerte de contar con una cultura participativa, estamos trabajando para reformular y hacer más efectivos otros espacios de participación, como los consells de barri.

Tras el primer pleno municipal, muchos medios se hicieron eco de que la alcaldesa iba a cobrar el doble de lo prometido en su código ético. Finalmente se supo que la oposición impidió la rebaja de sueldo que proponía la alcaldesa y que Colau donaría la diferencia a entidades sociales. En ocasiones como esta, ¿vendría bien tener una web similar a la de Madrid VO para exponer la versión del Ayuntamiento?

Me gustaría aclarar que nosotros tenemos un código ético que indica que todos cobraremos 2.200€ mensualmente, por lo que, aunque oficialmente cobremos más, donamos la diferencia de nuestro sueldo a Barcelona en Comú. Nosotros planteamos en el primer pleno municipal que hubiera una rebaja del 27% en los sueldos de los regidores, pero la mayor parte de la oposición lo impidió.

En cuanto a la web Madrid VO, hemos estudiado la posibilidad de la web como vía de comunicación, pero preferimos espacios de comunicación directa con los ciudadanos para poder explicarnos cara a cara y que nos puedan preguntar directamente sus inquietudes.

Entrevista en El Huffington Post

Los nuevos reyes y los Reyes del Mambo

En las últimas semanas hemos podido ver cómo en España tenían lugar tres acontecimientos históricos: la abdicación del rey Juan Carlos, la proclamación del nuevo rey, Felipe VI, y la imputación de la infanta Cristina por el caso Nóos. No son hechos recientes, ni mucho menos, pero he pensado que para escribir sobre estos temas era mejor dejar pasar un tiempo, de modo que quienes lean este artículo se hayan olvidado un poco de todo lo sucedido y les sea más fácil reflexionar sobre ello.

La abdicación del rey Juan Carlos, en mi opinión, debería ser una buena noticia para el país. España necesita un cambio y por aquí puede empezar (aunque lo dudo). Creo que es una abdicación que llega tarde y mal; no debería ser posible que un cargo público como tal se ejerciera hasta que su representante quisiera. ¿No habría sido mejor que hubiese abdicado hace cinco años para ceder el cargo a alguien más joven y preparado? ¿No había nadie que le aconsejara que era mejor dejar paso a la nueva generación? ¿Cómo es posible que el poder de decisión de la duración del cargo del máximo representante del Estado resida en su propia persona?

Tras la abdicación, nos encontramos con un escenario nunca visto en España. Debíamos proclamar al nuevo rey y, como estaba escrito, el sucesor fue su hijo, el príncipe Felipe. Desde mi punto de vista, se cometió un grave error, pues teníamos ante nosotros una oportunidad histórica para mostrar al mundo ese sentido democrático del que tanto presumen nuestros políticos cuando les conviene al hablar de la Transición. ¿Por qué no pasó ni por la cabeza del Gobierno la convocatoria de un referéndum para que el conjunto del pueblo español decidiera si quería al nuevo rey o si prefería una república? Miles de personas se manifestaron reclamando dicho referéndum. ¿Por qué se hizo oídos sordos?

Cuando vi por televisión las imágenes de miles de personas manifestándose en múltiples ciudades de España con este objetivo, debo confesar que me sorprendí y al mismo tiempo me ilusioné. Me sorprendí porque vi que algo está cambiando en este país, muy despacio, quizá demasiado, pero que ya no es lo mismo que antes (los resultados de las elecciones europeas en España, en las que los dos grandes partidos sufrieron un batacazo histórico, confirman mi hipótesis). La ilusión que me crearon las imágenes duró bien poco, pues como es costumbre en este país se hizo caso omiso de las movilizaciones ciudadanas y se siguió adelante con el plan establecido. Felipe VI fue proclamado rey sin saber si contaba con el apoyo de la mayoría del pueblo: mejor manera de empezar, imposible.

Todo ello sin olvidar a quienes yo ya me he tomado la libertad de llamar “los Reyes del Mambo”: Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. Conviene no obviar que la infanta es hermana del nuevo rey; por tanto, si se confirman las imputaciones del juez Castro sobre el caso Nóos, se demostrará que la hermana de la máxima autoridad del país ha estado robando a todos los españoles (por resumir en cierto modo el sinfín de delitos por los cuales se los imputa a ella y a su marido). Por si fuera poco, la infanta tuvo la desvergüenza de declarar ante el juez a base de “no me acuerdo”, “no me consta” y “no lo sé”. Llegados a este punto, me pregunto: ¿cómo se mira al espejo esta persona?; ¿no le da vergüenza haber estafado al pueblo español (según parecen indicar todas las pruebas) aprovechándose de su posición privilegiada? Y, yendo más allá, una vez que la han cogido con las manos en la masa, ¿no se le pasa por la cabeza reconocer sus errores y, como mínimo, demostrar arrepentimiento?

Resumiendo mi crítica al sistema monárquico actual: tenemos un rey que se despidió mal y tarde, un nuevo monarca que fue proclamado sin saber si contaba con el apoyo popular y, además, una de sus hermanas al parecer robó a todos los españoles. Mejor, imposible. El único hilo de esperanza que me queda son las manifestaciones que se celebraron y los resultados de las elecciones europeas, que creo que van en esa línea: nos enseñan que algo está cambiando y que, aunque el sistema esté podrido, hay ganas de cambiar las cosas y de construir un país nuevo y para todos.

Entrada en El Periódico de Catalunya

¿Por qué no votamos?

Aunque por el título pueda parecer que voy a hablar del referéndum convocado por el Gobierno catalán el próximo 9 de noviembre, no es así. Con este artículo pretendo ir un poco más allá y compartir algo que para mí es casi un sueño, una de las primeras propuestas que aprobaría si fuese presidente del Gobierno.

¿Qué os parecería votar antes de que fuesen aprobadas las leyes que se debaten en el Congreso o en el Parlamento autonómico? ¿No os gustaría poder participar más activamente en el sistema democrático? Esta es la solución que daría a la desafección política que tanto afecta a España y que tan poco parece importar a quienes gobiernan. ¿Realmente les interesa hacer algo para remediarla o ya les va bien que la cosa siga como está? ¿Apostarían por un sistema más transparente en el que se votasen las leyes que aprueban o prefieren este, en el que solo se tiene en cuenta a la ciudadanía cada cuatro años y después hacen y deshacen a su antojo?

Llevamos casi dos años y medio de gobierno con mayoría absoluta del Partido Popular y los sondeos de opinión sobre el presidente y sus ministros no pueden ser peores, las manifestaciones y los movimientos en contra de la política del Gobierno son una constante y muchas de las leyes que se han aprobado no tienen el apoyo de los votantes. Aun así, el Ejecutivo sigue haciendo oídos sordos a las demandas de la población. ¿Por qué? Pues porque puede y el sistema actual lo legitima.

Desde mi punto de vista, el problema no es el Gobierno, sino el sistema electoral. El hecho de que solo se nos llame a las urnas cada cuatro años basta para hacernos dudar acerca del nivel de democracia que caracteriza a nuestro sistema. Recordemos —pues parece que lo olvidemos demasiado a menudo— que la palabra democracia viene del griego démos, «pueblo» y krátos, «gobierno»: el gobierno del pueblo. Pero ¿realmente manda el pueblo en un sistema en el que solo se le pide opinión cada cuatro años?

¿Qué hay de malo en preguntar a los ciudadanos sobre las leyes que se van a aprobar? ¿No es buena la retirada de una ley que el pueblo no quiere? De este modo se limitaría el poder de decisión de los políticos y ganarían importancia las decisiones de la población, los ciudadanos se implicarían mucho más en el sistema de gobierno y la desafección política pasaría a la historia.

Descrita así, la democracia directa puede parecer una panacea; sin embargo, habría que estudiar detalladamente los pros y los contras de este sistema y de su implantación en nuestro país. En mi opinión, los puntos a favor superan ampliamente a los aspectos en contra. Otros países han establecido sistemas similares y parece que no les va mal; Suiza es el mejor ejemplo del modelo de participación democrática directa con el que yo sueño.

Me pregunto si en España tenemos hoy algún partido político que proponga una reforma tan drástica como esta y, en tal caso, si se implantaría con éxito en nuestro país. En este blog ya hablamos sobre herramientas de participación democrática, y, desde aquí, creemos que un cambio en el sistema democrático es posible. Sea como sea, por proponer que no quede, y, volviendo al tema de Cataluña, si finalmente se independizara, creo que la participación ciudadana en la democracia debería ir en este sentido; si construimos un nuevo estado, que sea para mejor. ¿Qué os parece mi propuesta de participación democrática? ¿La votamos?

Entrada en El Periódico de Catalunya

Nuevas herramientas democráticas: Kuorum.org

El desarrollo de las nuevas tecnologías de información y comunicación exige a los estados adoptar, cada vez más, nuevos mecanismos de democracia más avanzados y participativos acordes con la sociedad digital que está naciendo en la red. Ya encontramos algunos ejemplos en el extranjero como la Constitución redactada mediante crowdsourcing en Islandia o la colaboración ciudadana en la elaboración de nuevas leyes mediante una plataforma wiki en Nueva Zelanda. En España también están surgiendo algunas aplicaciones para promover una mayor participación ciudadana, como es el caso de Kuorum.org, una nueva red social nacida con el fin de fomentar una democracia más participativa. Kuorum permite debatir sobre las votaciones del Parlamento y, cuando hay quórum (votos mínimos suficientes para tomar una decisión), enviar el resultado a los parlamentarios. Uno de los fundadores de Kuorum.org, nos explica en qué consiste esta plataforma y reflexiona sobre la necesidad de cambiar nuestro modelo democrático.

 ¿Qué es Kuorum y cuáles son sus objetivos?

Kuorum es una plataforma ciudadana con funcionalidad de red social, que tiene como objetivo hacer sostenible la actividad de mejorar la democracia y promover el cambio de nuestras instituciones hacia una democracia más participativa. Además, la web cuenta con cinco valores añadidos. En primer lugar, se busca informar sobre las leyes que se están debatiendo en el Parlamento antes de ser aprobadas. Asimismo, puedes participar y dejar tu voto, que será enviado a los parlamentarios para que tengan en cuenta la opinión pública, comentar y debatir con tus amigos y contrastar tu votación con la de los diputados, a los que se asignará un porcentaje de representatividad en función de esos resultados. En definitiva, el objetivo principal es conseguir que los ciudadanos muestren un mayor interés por la política y recuperen la ilusión por la democracia.

¿Conocéis otras plataformas similares fuera de España?

Nos sorprendió mucho que en países donde se puede pensar que una herramienta así podría ser menos necesaria, como en Suiza, donde existe una democracia muy participativa, sea precisamente donde están las webs más desarrolladas. Destacaría Popvox en Estados Unidos, porque tiene un concepto muy similar al nuestro, y Politnetz en Suiza, con la que compartimos I+D mediante el departamento de Diseño de Sistemas de la Universidad ETH de Zúrich. En España también hay iniciativas muy interesantes, pero en la mayoría de los casos están ligadas a partidos políticos (Compromís-eQuo, Partido-X), y nosotros queríamos cubrir la necesidad de la existencia de un espacio neutral. De hecho, el mismo partido eQuo ya ha contratado una cuenta Premium con nosotros a pesar de tener su iniciativa propia de democracia digital, y otros partidos ya han mostrado interés. Eso nos indica que estamos en el buen camino.

 ¿El hecho de que seamos tantos millones de personas en España puede suponer una limitación a la hora de organizarnos entre todos?

Este es uno de los típicos argumentos que dan los detractores de una democracia directa y participativa, pero que, en mi opinión, es un punto a favor de este modelo democrático. Una democracia representativa tiene sentido si un político representa, como por ejemplo en la democracia de la Grecia clásica, a unas trescientas personas, con las que puede encontrarse a lo largo del día. Pero es que, ahora mismo, en España cada parlamentario está representando a unos cien mil españoles. ¿No sería más lógico que, si somos muchos, tendamos hacia una democracia más participativa y menos representativa? Por otra parte, también se suele decir que no estamos preparados para participar en una democracia porque no estamos educados ni formados para ello. Este razonamiento no es bueno, porque podemos carecer de formación específica pero no de sentido común, como ilustraba Platón en el mito de la caverna. Podemos razonar y opinar sobre cualquier tema sin la necesidad de ser expertos en él. Lo que se necesita es estar bien informado, y si los políticos no nos quieren facilitar esta información la podemos conseguir por medio de otras fuentes expertas, a partir de las cuales formaremos una opinión propia. Las redes sociales pueden facilitar este ejercicio, ya que los grupos de amigos suelen ser heterogéneos. Seguro que muchas veces te has sentado con tus amigos a «arreglar el mundo» en un bar. Ahora, con Kuorum, estos debates quedarán patentes en asambleas privadas o públicas para que nuestras opiniones no caigan en saco roto.

El primer paso para que funcione una democracia directa y participativa es que la gente muestre más interés por las decisiones políticas. ¿Qué le dirías a toda la gente que piensa resignada que nada va a cambiar mediante su voto en Kuorum.org?

Este es un problema que surge a raíz de la sociedad líquida en la que vivimos y que espera ver cambios inmediatos. Por ejemplo, existe un estado de desánimo y frustración patente en muchos jóvenes que se desilusionaron muy rápido al ver que el Movimiento 15-M no produjo reformas inmediatas. Yo creo que sí cumplió con su función y sirvió como detonante al despertarnos a todos. Les diría que sí que va a haber un cambio, y que va a ser un proceso lento en el que cada uno debe aportar su granito de arena. En nuestro caso, vamos a contribuir contrastando todos  vuestros votos con los de cada uno de los diputados y nos ocuparemos de que tenga visibilidad en los medios.

 Mediante vuestra plataforma, ¿se podría, por ejemplo, realizar un referéndum virtual de autodeterminación de Cataluña?

Por supuesto, es muy sencillo. Cuando llegue el momento nos encantaría tener la herramienta preparada para ello. Como sabes, en Kuorum se votan exclusivamente iniciativas legislativas que se están debatiendo en el Parlamento, así que no sabemos cómo podríamos darle cabida a una consulta de este estilo, pero seguro que encontraríamos la manera de hacerlo. No nos queremos perder un acontecimiento tan importante para la democracia.

 En el hipotético caso de que se pudiese adoptar Kuorum al sistema democrático, ¿creéis que sería posible integrar un lector de DNI electrónico al sistema para asegurar la identificación de los ciudadanos?

Esto es lo último en lo que pensamos de momento. Kuorum solo es una plataforma para que la gente se mantenga informada sobre la actualidad política, participe y, a la vez, pueda medir la respuesta de los parlamentarios. Lo que pretendemos es despertar conciencias para que cada vez sea más gente la que pida un cambio institucional. Nosotros creemos que internet puede ser el detonante del cambio, pero el cambio no se va a producir en las redes. El cambio tiene que venir irremediablemente de las calles. Nos gusta pensar en Kuorum como una pintada en la pared. Ese arte urbano que resulta molesto para algunos e inspirador para otros, pero que no deja indiferente a nadie. Si llega el día en el que la sociedad española decide dar el paso hacia una democracia directa y online, seguramente será un buen momento para la alegre desaparición de Kuorum, porque entonces dejaría de hacer falta.

http://www.youtube.com/watch?v=fQDQO4VRpF8

Kuorum

 

Entrada en El Periódico de Catalunya

Gracias, crisis

Ahora que dicen que poco a poco te vas yendo. Te doy las gracias, crisis. Te doy las gracias por las lecciones que nos dejas, porque ahora sabemos más que nunca que nadie nos va a regalar nada, especialmente a los jóvenes. Este sistema que nos ha educado nos da ahora el último empujón… al vacío. Un dato: 56 % de paro juvenil. Las cifras hablan por sí solas. Pero creo que hay soluciones, y que la mejor no siempre es huir del país.

Gracias a ti, crisis, hemos aprendido mucho. Quizá seas una de las mejores lecciones que la vida haya podido darnos, una de aquellas que no deberían olvidarse. Contigo nos hemos dado cuenta de quiénes son los que se han aprovechado del sistema, hemos aprendido en quién no confiar y también hemos podido ver en quién sí podemos hacerlo: en nosotros mismos.

Parece que lo peor ya ha pasado, que estamos saliendo de la recesión, pero pase lo que pase nunca te olvidaremos, crisis. Debemos tener muy en cuenta todo lo que hemos vivido para que no se repita y, ahora, empezar de nuevo. Porque sí, porque podemos.

Antes de empezar a pensar en la recuperación me gustaría citar a Einstein: “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”. Este sistema ha fallado, no pretendamos salir de la crisis con el mismo modelo que nos llevó a ella, no permitamos que nos engañen otra vez. Ahora somos los jóvenes quienes debemos dar un paso al frente. Sí, la ‘generación perdida’. Somos la generación más formada de la historia y a la que menos oportunidades se le ha brindado; ahora tenemos que demostrar que queremos un país mejor, un país diferente. Estamos formados y preparados, solo nos falta tomar consciencia de ello y actuar. Cuando nos demos cuenta de nuestro potencial y decidamos actuar, seremos imparables.

Podemos empezar por buscar a los responsables de la crisis. Ahora sabemos quiénes son, y ellos no han sufrido sus consecuencias, así que debemos ponerlos en su sitio: entre rejas, por ladrones. Están demasiado tranquilos y tienen que pagar por lo que han hecho. Parece que hemos olvidado que vivimos en una democracia y que el poder lo tiene el pueblo, nosotros, los que sí hemos sufrido las consecuencias de esta crisis. Tenemos que despertar y no parar hasta ver a los políticos corruptos, a los banqueros irresponsables y a los especuladores en el juzgado primero, y en prisión después.

Cuando estos sinvergüenzas estén donde se merecen ya tendremos mucho ganado; solo entonces podremos empezar a trabajar para crear un nuevo país para todos. Necesitamos un país con igualdad de oportunidades, independientemente de cómo nos llamemos o de dónde vengamos. También es primordial impulsar la recuperación de los derechos sociales perdidos para construir el Estado del bienestar que merecemos, mejor que el que teníamos si cabe.

Debemos apostar por una regeneración democrática real con nuevos políticos; los actuales han perdido todo el crédito que se les podía dar. Necesitamos hijos de la democracia, gente honrada que nos inspire confianza. Sería ideal un sistema más participativo que tuviese en cuenta la voz del ciudadano en las decisiones que más le afectan, no solo cada cuatro años para pedirle el voto. Un sistema de referéndums periódicos inspirado en el modelo suizo sería beneficioso para todos.

No conozco el remedio para la crisis, ni mucho menos. Esto solo son cuatro líneas de un joven de 21 años que lleva viviendo desde el 2008 una auténtica lección de realismo y que ha intentado interesarse siempre por el mundo que le rodea. Un joven que cree profundamente que el cambio es posible y que, si queremos, podemos.

Entrada en El Periódico de Catalunya