Archivo de la etiqueta: Ciencia

Cuatro motivos por los que hacen falta más científicos en política

Hispanic scientist examining molecular model

 

Hoy en día, la mayoría de nuestros políticos disponen de un perfil académico normalmente basado en los campos de las ciencias sociales o jurídicas y las humanidades. Si bien en los últimos tiempos hemos podido ver algunos científicos que decidieron dar el salto a la primera línea política, como Javier Solana, Alfredo Pérez Rubalcaba, Gaspar Llamazares o Pablo Echenique, sigue siendo bastante inusual encontrar políticos con una clara formación científica. He aquí algunos de los principales motivos por los que creo que todavía se siguen necesitando más científicos dentro de la arena política española.

Fomento de la cultura científica. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, sorprendió a todo el mundo cuando en una rueda de prensa supo responder a una pregunta sobre computación cuántica. Desafortunadamente, hoy en día aún resulta bastante inusual ver a un político español capaz de responder una pregunta sobre ciencia de una forma tan contundente. El hecho de que un político se atreva a introducir y explicar términos científicos en una rueda de prensa resulta indispensable para mejorar la cultura científica de nuestra sociedad. De modo similar, en los últimos tiempos hemos presenciado cómo se han logrado introducir algunos términos técnicos sobre economía, tales como prima de riesgo, que se han incorporado de forma natural en nuestras vidas cotidianas. ¿Se imaginan a Mariano Rajoy contestando en un futuro una pregunta sobre mecánica cuántica en lugar de una sobre deporte?

Capacidad de trabajo en equipo. En el área de la ciencia, es muy habitual que los investigadores colaboraren y cooperaren con diferentes equipos de investigación para llevar a cabo trabajos en los que se requiere el conocimiento de distintas disciplinas. Por tanto, el científico está en continua interactuación con numerosos investigadores con los que en ocasiones resulta difícil llegar a un mismo punto de interés. El científico está acostumbrado a dialogar y a enfrentarse a los problemas desde diferentes puntos de vista para llegar a un mínimo común denominador con los distintos grupos investigadores. Tal y como está el panorama español actual, resulta evidente que se necesitan más políticos capaces de dialogar, entender diferentes puntos de vista y alcanzar consensos con partidos en cuestiones de suma importancia para la sociedad.

Necesitamos más científicos dentro del Gobierno que puedan legislar, tomar decisiones importantes, como las partidas presupuestarias en I+D y saber en qué sectores estratégicos de ciencia y tecnología hay que invertir.

Método científico para la resolución de problemas. Los científicos están acostumbrados a resolver problemas mediante un proceso de análisis e investigación para descubrir las causas que los originan y a continuación proceder con las posibles soluciones de un modo sistemático y pragmático. Así pues, la mente científica está habituada a examinar los problemas de forma detallada y a ser resolutiva a la hora de buscar soluciones. Los políticos actuales deberían aplicar una metodología más científica para tratar de ser más eficaces y eficientes a la hora de resolver los problemas que incumben a la sociedad.

Conocimiento de los sectores estratégicos en I+D. Por último, resulta evidente que la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i) deben convertirse en el actual motor productivo para que España pase a ser un país competitivo. Desafortunadamente, la inversión pública en I+D en España acumula un recorte del 35 % en los últimos años, mientras que Alemania la ha aumentado en más del 18 % en el mismo periodo. Por ello, necesitamos más científicos dentro del Gobierno que puedan legislar, tomar decisiones importantes, como las partidas presupuestarias en I+D y saber en qué sectores estratégicos de ciencia y tecnología hay que invertir. En resumen, necesitamos una invasión de científicos valientes que asuman el reto de aventurarse en las embarradas aguas políticas españolas.

Anuncios

De la piratería científica al Open Access

Aaron Swartz se suicidó el 11 de enero de 2013 con tan solo veintiséis años. Entonces se enfrentaba a la posibilidad de ser condenado a pagar cuatro millones de dólares en multas y a pasar más de cincuenta años en prisión por haber descargado cinco millones de artículos y reseñas académicas propiedad de la sociedad JSTOR y haberlos publicado en abierto de manera ilegal. El sueño del joven Swartz era abrir el acceso al conocimiento que, como escribió en su manifiesto de 2008, había sido usurpado desde hace tiempo: «La información es poder. Pero, como todo poder, están aquellos que quieren mantenerlo solo para ellos. El patrimonio científico y cultural del mundo, publicado a lo largo de los siglos en libros y revistas, está cada vez más digitalizado y encerrado por un puñado de corporaciones privadas».

Ahora, tres años después de la muerte de Swartz, la neurocientífica kazaja Alexandra Elbakyan ha seguido su estela dando acceso universal y gratuito a unos cincuenta millones de artículos científicos disponibles en su página web Sci-Hub. Después de que la fundara en 2011, la editorial Elsevier decidió llevarla ante los tribunales por violar las leyes estadounidenses de copyright y logró que la web cerrase en su dominio anterior. La joven Elbakyan, apodada la Robin Hood de la ciencia, alegó en una carta abierta ante el tribunal de Nueva York que una de las razones por las que fundó la web fueron los problemas que tuvo durante su etapa de estudiante: «No tuve acceso a ningún documento de investigación, documentos que necesitaba para mi proyecto. Es de locos pagar 32 dólares cuando tienes que ojear o leer cientos de documentos para hacer una investigación». En la página principal de Sci-Hub se puede leer otro de sus motivos: «Luchamos contra la desigualdad en el acceso al conocimiento en todo el mundo. El conocimiento científico debe estar disponible para todas las personas independientemente de sus ingresos, condición social y situación geográfica».

De un tiempo a esta parte, instituciones como la Unión Europea han decidido fomentar y exigir la publicación de artículos con acceso abierto (Open Access) ya que si buena parte de la investigación es financiada con dinero público, los ciudadanos que han contribuido a ella con sus impuestos deberían poder acceder a los resultados de dicha investigación. Para ello, existen dos posibles modalidades conocidas como la vía dorada y la verde. En la vía dorada, las editoriales convencionales ofrecen la posibilidad de publicar en acceso abierto pagando previamente una tasa por permitir el acceso universal a la publicación, que puede llegar a costar una media de 3000 euros por artículo. En cuanto a la vía verde, los investigadores pueden publicar de nuevo sus trabajos gratuitamente utilizando repositorios como arXiv, el repositorio DIGITAL.CSIC o el de FECYT (Recolecta), donde se depositan las versiones casi definitivas de los artículos que son autorizadas por muchas revistas una vez que ha transcurrido un plazo determinado (periodo de embargo de las publicaciones).

Si bien todavía queda un largo camino por recorrer para garantizar el acceso universal de los artículos científicos, y sin olvidar que los investigadores tenemos la obligación de hacer más comprensibles nuestros resultados para la sociedad mejorando la forma de comunicar la ciencia, puede que cada vez estemos más cerca de aquel sueño que tuvo un día el joven Aaron Swartz.

Entrada en El Huffington Post

La ciencia habla: primer cara a cara entre políticos y científicos

2015-10-02-1443774438-5740526-CaraaCaraCiencia

Tras la reciente campaña #YoEstoyListo lanzada por la plataforma Ciencia con Futuro, en la que científicos españoles reclaman una mayor financiación para la investigación y apoyo por parte de las instituciones públicas, finalmente la plataforma Sociedad Civil por el DebateIndagandoTV han conseguido reunir a representantes de los principales partidos políticos y un grupo de destacados científicos en un primer cara a cara con el objetivo de alcanzar un pacto de Estado por la ciencia no cortoplacista que resuelva los grandes problemas a los que se enfrenta la investigación en nuestro país, como los recortes y la precariedad de los científicos.

Al principio del encuentro, celebrado el pasado miércoles 30 de septiembre, el periodista y presentador del debate, Manuel Campo Vidal, puso énfasis en la importancia del diálogo entre científicos y políticos para poder diseñar una estrategia de inversión en ciencia a largo plazo. También recordó que España, pese a ser la quinta economía de la UE, desciende hasta el puesto número 17 en cuanto a inversión en investigación y desarrollo, y que ha perdido unos 11 000 científicos en los últimos cinco años.

«Gobernar es priorizar, y la ciencia no ha sido una prioridad para los últimos gobiernos», señalaba José Manuel Pingarrón (Confederación de Sociedades Científicas de España), quien también resaltó la importancia de mantener a los recursos humanos que se están formando dedicados a la ciencia, gestionar de una forma más eficaz los fondos públicos y fomentar la investigación colaborativa entre universidades y empresas. A continuación, Federico Mayor Menéndez (presidente de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular) reclamó compromiso a los partidos políticos y propuestas concretas cifradas en sus programas electorales para que los ciudadanos puedan considerar la política científica un aspecto relevante a la hora de decidir su voto.

«Un país no investiga porque sea rico, sino que es rico porque investiga», recordaba Esteban Domingo (Centro de Biología Molecular Severo Ochoa), que también destacó que en EEUU el 3 % del PIB que se destina a la ciencia repercute en el 50 % de la economía total, y que muchos países aumentaron la inversión en ciencia para afrontar la crisis actual. Julio Rodríguez Lavado (cofundador de Ciencia con Futuro) lamentó que los recortes en ciencia no sean considerados un problema político y reclamó que la comunidad científica debe tratar de concienciar a la sociedad de la importancia de invertir en ciencia.

Durante la intervención de los políticos, Javier Puente (PP) reconoció que en los últimos años ha habido una «serie de ajustes y situaciones complicadas» y propuso como medidas en su programa electoral la creación de una carrera investigadora sostenible y un incremento en el presupuesto de I+D. A continuación, José Antonio Manchado (PSOE) criticó los recortes en ciencia en los últimos años y propuso como objetivo volver al presupuesto de 2009, además de poner en funcionamiento la Agencia Española de Investigación. Emilio Criado (IU) comenzó recordando que el pacto por la ciencia impulsado en 2012 «no se cumplió porque el PP se negó a firmarlo». También lamentó la falta de inversión por parte del sector privado y el modelo de precariedad de los científicos.

Por su parte, Pablo Echenique (Podemos) recriminó que del teórico 1.2 % del PIB destinado a la ciencia únicamente se ejecuta la mitad, y propuso más divulgación destinada a que la sociedad civil presione para que se haga más ciencia. En la misma línea, Carlos Martínez Gorriarán (UPyD) señaló que es importante que los ciudadanos condicionen su voto a favor de la ciencia y, finalmente, Dolores González (Ciudadanos) propuso un programa elaborado con científicos que incluye cambiar el modelo de financiación para que las empresas inviertan más en I+D y un plan de retención de talentos.

«No nos fugamos, nos vamos porque no nos queda otra opción; hemos pasado de la generación mejor preparada a ser la generación regalada», señaló posteriormente José Manuel Fernández (FJI/Precarios). Precisamente, Eduardo Oliver, presidente de la Comunidad de Científicos en el Reino Unido, concluyó el primer turno de palabra señalando que se deben hacer políticas para atraer talentos al país y reclamó: «Que no quede este debate en palabras, que se pase a los hechos».

Entrada en El Huffington Post

Rajoy, la ciencia y el fútbol

FOTO ARTICULO CIENCIAFUTBOL

En junio de 2014, Mariano Rajoy pisaba por primera vez un centro científico tras dos años y medio como presidente. Mientras tanto, hemos visto cómo le ha sobrado tiempo para fotografiarse en diversas ocasiones con los integrantes de la selección española de fútbol y para presenciar en Polonia el debut de la Roja en la Eurocopa de 2012, instantes después de que la banca española fuese rescatada. Incluso le hemos oído decir que su obligación es estar en la final de la Eurocopa. El interés y el tiempo que nuestros dirigentes políticos dedican a determinados ámbitos, ¿repercuten acaso en las medidas políticas que toman? La respuesta es evidente.

En primer lugar, porque el menosprecio y el desinterés que nuestro presidente muestra respecto de la ciencia se traducen en cifras. Como se denuncia en la segunda Carta por la Ciencia, la inversión pública en I+D en España acumula un recorte del 40 % desde 2009, con un presupuesto actual cercano al de 2005: un retroceso de casi una década. A causa de los recortes, y por más que Rajoy se empeñe en negarlo, muchos investigadores siguen viéndose obligados a exiliarse para continuar su carrera científica en otro país: la fuga de cerebros no es una leyenda urbana. En un solo año, España ha perdido 3195 investigadores a jornada completa; solo el CSIC cuenta con unos 4000 trabajadores menos ―la mayoría, jóvenes investigadores― desde 2011. Ante la delicada y alarmante situación de la investigación en España, diversos representantes de organizaciones y asociaciones científicas han escrito dos Cartas por la Ciencia (la primera en 2012 y la segunda en 2013) dirigidas a Mariano Rajoy, así como otra destinada a los líderes de la Unión Europea, publicada en Nature, para alertar sobre la necesidad de tomar medidas urgentes que eviten la ruina del sistema científico español.

Mientras tanto, el fútbol se encuentra en una situación completamente diferente. A pesar de haber reducido una cuarta parte de su deuda, los clubes de primera y segunda división siguen debiendo 542 millones de euros a Hacienda que no pagarían hasta 2020; una flexibilidad con el fisco que bien puede considerarse privilegiada. Como opina el economista José María Gay de Liébana, «durante años se ha tratado a algunos clubes con cierto cariño». A esta permisividad fiscal hay que sumar losfraudes fiscales cometidos por ciertos clubes en la contratación de algunos jugadores ylos impuestos eludidos por futbolistas que desvían sus ingresos a paraísos fiscales. Sin duda alguna, el fútbol disfruta de una gran comodidad a la hora de negociar sus deudas con Hacienda debido, en cierto modo, a la presión social que ejercen los miles de aficionados al fútbol. ¿Se imaginan la que se armaría si se decidiese suspender la Liga por las deudas económicas que genera?

Por otra parte, los actos y las palabras del presidente del Gobierno, que debería ser considerado un referente para la sociedad, contribuyen a fomentar la cultura futbolística frente a la científica y repercuten de forma directamente proporcional en las exigencias y protestas de los ciudadanos. Como exponen los investigadores Carlos Martínez y Javier López Facal en el nuevo libro Reaccionados, «los recortes presupuestarios que ha padecido el sector del I+D simplemente no han existido porque no han sido percibidos por la opinión pública y la opinión pública no los ha percibido porque no está ni interesada ni informada de lo que se hace en los laboratorios y centros de I+D en general». Resulta chocante a la vez que preocupante observar cómo, por una parte, no existe una protesta masiva frente a los recortes en I+D que inciden en la economía de nuestro país mientras que, en el caso del fútbol, hay una total impunidad, complicidad y permisividad con las deudas fiscales de los clubes. Sin ir más lejos, recordemos a aquel aficionado del F. C. Barcelona que exclamaba: «Me da igual si Messi roba, ¡soy del Barça!».

Como he escrito anteriormente, creo que es indispensable fomentar la cultura científica para promover la inversión en I+D, si con ello conseguimos que se valore realmente nuestro trabajo como investigadores y se perciban las posibles repercusiones y los beneficios que puede reportar a la sociedad. Es por ello por lo que, mediante un ejercicio de transparencia y comunicación, debemos esforzarnos al máximo por visibilizar y divulgar todos los estudios llevados a cabo, ya sean de ciencia básica o aplicada. Por otra parte, me parece indiscutible que el escaso contenido científico en televisión es una de las principales causas de la poca concienciación y sensibilidad de la sociedad hacia la importancia de la ciencia y el I+D. Me atrevo a augurar que para lograr que la ciencia se convierta en mainstream será necesaria la emisión de más programas divulgativos que apuesten por nuevos formatos, como el reciente y exitoso caso de Órbita Laika, la emisión en abierto de documentales como Cosmos y la aparición de figuras mediáticas y carismáticas ―como lo fue Carl Sagan en Estados Unidos― que ayuden a popularizarla, del mismo modo que lo han hecho Jordi Évole con el periodismo o Chicote con la cocina. Sería todo un éxito que al menos la mitad del tiempo que se dedica al fútbol en los informativos televisivos fuese sustituido por un contenido de carácter científico.

No me cabe la menor duda de que para salir de esta crisis necesitamos más que nunca a nuestra mejor selección nacional de científicos, además de una sociedad que celebre y valore sus triunfos como lo hace con los goles de la Roja en los mundiales de fútbol. Me gustaría también tener un presidente que leyese Materia en lugar del Marca de vez en cuando, y que se enorgulleciese de sus profesores e investigadores tanto como de sus futbolistas, y lo demostrase con gestos y hechos, no con palabras vacías. Por último, señor Rajoy, no desaprovecharé la ocasión de recordarle que su obligación es tratar de estimular, potenciar y fomentar la competitividad de nuestra economía, no asistir a un encuentro de fútbol. Lo que hay en juego es nuestro futuro, y es mucho más importante que cualquier partido.

Entrada en El Huffington Post