Archivo de la categoría: Ciencia

Iván Ferreiro: “Los científicos serán los poetas del futuro”

2016-11-12-1478956828-4288377-ivnferreiro-thumb

Iván Ferreiro (Nigrán, 1970) es uno de los compositores que más ha contribuido a popularizar la ciencia. En sus letras habla del cosmos, del Síndrome de Münchhausen, del Bosón de Higgs. Ahora acaba de sacar su quinto álbum de estudio, CASA, quizás el mejor de toda su carrera.

El pasado miércoles presentó el disco en directo en la sala Barts de Barcelona.

Empecemos por la portada del disco, en donde se puede admirar a Laniakea, ese supercúmulo de galaxias al que pertenece nuestra Vía Láctea y que, junto al título, parece toda una declaración de intenciones. ¿Todas estas galaxias son nuestro hogar?

Por lo menos es nuestro vecindario, aunque todavía no tengamos los medios para ver las casas de nuestros vecinos. Yo no sabía que existía Laniakea hasta que una amiga mía, la doctora en neurociencia María Pedraza, preguntó por Twitter por qué ningún músico había hecho una canción sobre Laniakea.

Después de hacer la canción, y a la hora de hacer la portada, me pareció que Laniakea era una idea muy buena, me gusta pensar que lo convierte todo en más universal. No solamente universal a nivel del espacio, sino también a nivel personal. Creo que la portada habla de abrir nuestras cabezas y de que realmente ahí es donde vivimos. Y a mí me encantaría conocer a nuestros vecinos.

En algunas canciones de tus últimos discos haces varias referencias a la inmensidad del cosmos. ¿Tienes la esperanza de que algún día podamos descubrir vida extraterrestre?

La verdad es que no sé si voy a llegar a verlo algún día porque la vida del ser humano no es gran cosa a nivel de tiempo, pero espero que en algún momento lo consigamos. Y me gustaría encontrar, no solamente vida extraterrestre, sino vida inteligente para poder hacerles un par de preguntas. Por ejemplo: ¿tenéis música? ¿Tenéis sentido del humor?

Para mí sería la noticia más importante que podríamos recibir. Creo que estamos muy pendientes de Trump o de Belén Esteban. Cuando, como humanidad, nos demos cuenta de que vivimos en el mismo planeta y de que podemos hacer proyectos más ambiciosos, empezaremos a tomamos en serio lo de buscar la vida afuera. En algún momento espero que alguien invente un motor que ruede más rápido que la velocidad de la luz, porque necesitamos ir bastante más rápido. Para mí sería la gran noticia de toda la historia de la humanidad.

¿Crees que en televisión hay poca ciencia y música en directo y demasiada política y fútbol?

Sin duda. Realmente, la música no existe o no funciona en la tele. Respecto a la ciencia, creo que nadie ha hecho un programa como dios manda. Tenemos el remakede la serie Cosmos de Carl Sagan, que es maravilloso. La vi con mis hijos, y es increíble la forma en la que ellos asumieron y entendieron todo. Se habla de la ciencia como algo muy complicado, pero no hace falta saber fórmulas matemáticas. Bastaría con que te expliquen cuál es el tamaño del universo, qué es el tiempo o qué es el ADN, así, por encima. Creo que nadie se ha tomado en serio hacer un buen programa de ciencia. Cosmos fue lo más emocionante que vi este año, y creo que la divulgación científica debe ser emocionante. A mí me gusta la ciencia por la parte emocional y filosófica que conlleva. Con que le dedicasen el 3% de lo que dedican al fútbol para enseñarnos algo, creo que sería bastante genial.

A lo largo de tu discografía has hablado de números primos, biología pura, metafísica, e incluso has titulado Bosón de Higgs una de tus canciones. ¿De dónde sacas la influencia para introducir todos estos términos científicos en las letras de tus canciones?

Leo mucha ciencia ficción, me ayuda a acercarme a ciertos conceptos. Realmente, para construir canciones es perfecto, ya que son conceptos muy grandes y potentes. Creo que todos los que oímos música sentimos que nuestras emociones son grandes y potentes. No hay nada más bonito que comparar cualquier cosa con el tamaño del universo y las cosas que nos ofrece. Tanto las cosas grandes como las pequeñas, como un átomo o un electrón. Supongo que llevamos muchos siglos hablando de dios y buscando explicaciones que nos han permitido adentrarnos en nosotros mismos y tener una espiritualidad. Considero que la verdadera espiritualidad ahora va a estar en la ciencia. Creo que los científicos van a ser los poetas del futuro.

Dos de las primeras canciones que pudimos escuchar del nuevo disco, Pensamiento circular y Casa, ahora vivo aquí, rezuman sentimientos de nostalgia y morriña. ¿Tiene algo que ver tu regreso a las tierras gallegas de Val Miñor, donde has grabado parte de este disco?

Creo que Galicia está muy dentro de mis canciones. Lo curioso de la gente que nos movemos mucho es que al final tenemos muchas casas. Cuando estás en Galicia, echas de menos el resto, y cuando estás por ahí, echas de menos Galicia. Es como si tuviese la morriña insertada en el corazón, como una especie de microchip. Pero si tuviese que elegir un centro del universo sería Gondomar, me parce el sitio adecuado. Se supone que dios se echó a descansar en las rías gallegas.

A raíz de la muerte de Leonard Cohen, día triste para la música, he leídoun artículo de la agencia SINC que dice que las canciones tristes nos hacen sentir mejor porque generamos más dopamina…

Totalmente de acuerdo. La gente dice que este disco es más luminoso, pero yo creo que todos mis discos son luminosos porque enfrentar la tristeza desde las canciones hace que la dopamina se nos dispare, y esto parece incluso hermoso. Las cosas tristes son horribles en sí mismas pero, cuando vienen en una canción, te das cuenta de que puedes mirarlas a la cara y convivir con ellas. Hay algo realmente mágico en escuchar y tocar música. Así como es bueno hacer deporte, creo que deberíamos usar también la música como terapia, y nuestros hijos deberían saber que tienen la herramienta de las canciones increíbles antes de usar Valium.

En este disco se cuelan dos personajes de cómic, Galactus y el Doctor Manhattan de Marvel y Watchmen respectivamente. ¿Sigue despierta tu afición por la ciencia ficción?

Mi pasión por los cómics y la ciencia ficción empieza con Spiderman y Star Wars. Le he dado muy duro a la ciencia ficción. Creo que Asimov y Philip K. Dick son maravillosos. En este disco está muy presente la ciencia ficción, hay mucho de Robert J. Sawyer o de Poul Anderson. Los personajes de Galactus y el Doctor Manhattan son muy filosóficos, tienen que ver con el tejido de la realidad y de cómo es el mundo.

Para acabar, ¿eres más de la serie Breaking Bad o The Big Bang Theory?

Soy más de The Big Bang Theory. Me gusta mucho Breaking Bad pero después del final no pude ver otras series donde hubiese demasiada maldad. Ahora, en esta temporada, estoy buscando mucho más la luz. En la película La juventud, de Sorrentino, hay una escena en la que el actor se viste de Hitler y le dice a Harvey Keitel que, entre el horror y el deseo, él se queda con el deseo. Yo creo que estoy en la misma situación. Y la verdad es que, cuando vi los dos primeros capítulos de The Big Bang Theory, me enamoré de la serie.

Anuncios

De la piratería científica al Open Access

Aaron Swartz se suicidó el 11 de enero de 2013 con tan solo veintiséis años. Entonces se enfrentaba a la posibilidad de ser condenado a pagar cuatro millones de dólares en multas y a pasar más de cincuenta años en prisión por haber descargado cinco millones de artículos y reseñas académicas propiedad de la sociedad JSTOR y haberlos publicado en abierto de manera ilegal. El sueño del joven Swartz era abrir el acceso al conocimiento que, como escribió en su manifiesto de 2008, había sido usurpado desde hace tiempo: «La información es poder. Pero, como todo poder, están aquellos que quieren mantenerlo solo para ellos. El patrimonio científico y cultural del mundo, publicado a lo largo de los siglos en libros y revistas, está cada vez más digitalizado y encerrado por un puñado de corporaciones privadas».

Ahora, tres años después de la muerte de Swartz, la neurocientífica kazaja Alexandra Elbakyan ha seguido su estela dando acceso universal y gratuito a unos cincuenta millones de artículos científicos disponibles en su página web Sci-Hub. Después de que la fundara en 2011, la editorial Elsevier decidió llevarla ante los tribunales por violar las leyes estadounidenses de copyright y logró que la web cerrase en su dominio anterior. La joven Elbakyan, apodada la Robin Hood de la ciencia, alegó en una carta abierta ante el tribunal de Nueva York que una de las razones por las que fundó la web fueron los problemas que tuvo durante su etapa de estudiante: «No tuve acceso a ningún documento de investigación, documentos que necesitaba para mi proyecto. Es de locos pagar 32 dólares cuando tienes que ojear o leer cientos de documentos para hacer una investigación». En la página principal de Sci-Hub se puede leer otro de sus motivos: «Luchamos contra la desigualdad en el acceso al conocimiento en todo el mundo. El conocimiento científico debe estar disponible para todas las personas independientemente de sus ingresos, condición social y situación geográfica».

De un tiempo a esta parte, instituciones como la Unión Europea han decidido fomentar y exigir la publicación de artículos con acceso abierto (Open Access) ya que si buena parte de la investigación es financiada con dinero público, los ciudadanos que han contribuido a ella con sus impuestos deberían poder acceder a los resultados de dicha investigación. Para ello, existen dos posibles modalidades conocidas como la vía dorada y la verde. En la vía dorada, las editoriales convencionales ofrecen la posibilidad de publicar en acceso abierto pagando previamente una tasa por permitir el acceso universal a la publicación, que puede llegar a costar una media de 3000 euros por artículo. En cuanto a la vía verde, los investigadores pueden publicar de nuevo sus trabajos gratuitamente utilizando repositorios como arXiv, el repositorio DIGITAL.CSIC o el de FECYT (Recolecta), donde se depositan las versiones casi definitivas de los artículos que son autorizadas por muchas revistas una vez que ha transcurrido un plazo determinado (periodo de embargo de las publicaciones).

Si bien todavía queda un largo camino por recorrer para garantizar el acceso universal de los artículos científicos, y sin olvidar que los investigadores tenemos la obligación de hacer más comprensibles nuestros resultados para la sociedad mejorando la forma de comunicar la ciencia, puede que cada vez estemos más cerca de aquel sueño que tuvo un día el joven Aaron Swartz.

Entrada en El Huffington Post

La ciencia habla: primer cara a cara entre políticos y científicos

2015-10-02-1443774438-5740526-CaraaCaraCiencia

Tras la reciente campaña #YoEstoyListo lanzada por la plataforma Ciencia con Futuro, en la que científicos españoles reclaman una mayor financiación para la investigación y apoyo por parte de las instituciones públicas, finalmente la plataforma Sociedad Civil por el DebateIndagandoTV han conseguido reunir a representantes de los principales partidos políticos y un grupo de destacados científicos en un primer cara a cara con el objetivo de alcanzar un pacto de Estado por la ciencia no cortoplacista que resuelva los grandes problemas a los que se enfrenta la investigación en nuestro país, como los recortes y la precariedad de los científicos.

Al principio del encuentro, celebrado el pasado miércoles 30 de septiembre, el periodista y presentador del debate, Manuel Campo Vidal, puso énfasis en la importancia del diálogo entre científicos y políticos para poder diseñar una estrategia de inversión en ciencia a largo plazo. También recordó que España, pese a ser la quinta economía de la UE, desciende hasta el puesto número 17 en cuanto a inversión en investigación y desarrollo, y que ha perdido unos 11 000 científicos en los últimos cinco años.

«Gobernar es priorizar, y la ciencia no ha sido una prioridad para los últimos gobiernos», señalaba José Manuel Pingarrón (Confederación de Sociedades Científicas de España), quien también resaltó la importancia de mantener a los recursos humanos que se están formando dedicados a la ciencia, gestionar de una forma más eficaz los fondos públicos y fomentar la investigación colaborativa entre universidades y empresas. A continuación, Federico Mayor Menéndez (presidente de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular) reclamó compromiso a los partidos políticos y propuestas concretas cifradas en sus programas electorales para que los ciudadanos puedan considerar la política científica un aspecto relevante a la hora de decidir su voto.

«Un país no investiga porque sea rico, sino que es rico porque investiga», recordaba Esteban Domingo (Centro de Biología Molecular Severo Ochoa), que también destacó que en EEUU el 3 % del PIB que se destina a la ciencia repercute en el 50 % de la economía total, y que muchos países aumentaron la inversión en ciencia para afrontar la crisis actual. Julio Rodríguez Lavado (cofundador de Ciencia con Futuro) lamentó que los recortes en ciencia no sean considerados un problema político y reclamó que la comunidad científica debe tratar de concienciar a la sociedad de la importancia de invertir en ciencia.

Durante la intervención de los políticos, Javier Puente (PP) reconoció que en los últimos años ha habido una «serie de ajustes y situaciones complicadas» y propuso como medidas en su programa electoral la creación de una carrera investigadora sostenible y un incremento en el presupuesto de I+D. A continuación, José Antonio Manchado (PSOE) criticó los recortes en ciencia en los últimos años y propuso como objetivo volver al presupuesto de 2009, además de poner en funcionamiento la Agencia Española de Investigación. Emilio Criado (IU) comenzó recordando que el pacto por la ciencia impulsado en 2012 «no se cumplió porque el PP se negó a firmarlo». También lamentó la falta de inversión por parte del sector privado y el modelo de precariedad de los científicos.

Por su parte, Pablo Echenique (Podemos) recriminó que del teórico 1.2 % del PIB destinado a la ciencia únicamente se ejecuta la mitad, y propuso más divulgación destinada a que la sociedad civil presione para que se haga más ciencia. En la misma línea, Carlos Martínez Gorriarán (UPyD) señaló que es importante que los ciudadanos condicionen su voto a favor de la ciencia y, finalmente, Dolores González (Ciudadanos) propuso un programa elaborado con científicos que incluye cambiar el modelo de financiación para que las empresas inviertan más en I+D y un plan de retención de talentos.

«No nos fugamos, nos vamos porque no nos queda otra opción; hemos pasado de la generación mejor preparada a ser la generación regalada», señaló posteriormente José Manuel Fernández (FJI/Precarios). Precisamente, Eduardo Oliver, presidente de la Comunidad de Científicos en el Reino Unido, concluyó el primer turno de palabra señalando que se deben hacer políticas para atraer talentos al país y reclamó: «Que no quede este debate en palabras, que se pase a los hechos».

Entrada en El Huffington Post