Resignados y antisistema

“Si según vosotros vuestra época merece ser salvada, entonces mejor comenzad a nadar u os hundiréis como una piedra.” Bob Dylan, The Times They Are A-Changin’.

Últimamente parece que algunos políticos y medios de comunicación se empeñan en seguir utilizando el término antisistema, en general con un sentido peyorativo, para tratar de calificar a todos aquellos jóvenes que se muestran disconformes con el sistema en el que viven y a quienes se atribuye la autoría de la mayoría de los incidentes violentos ocurridos en las manifestaciones. Pero ¿por qué seguir recurriendo en estos casos al términoantisistema, que debería referirse a cualquier persona con una ideología contraria al orden sociopolítico establecido, y no utilizar otros adjetivos más apropiados como pirómano, violento o salvaje para definir a aquellos que queman contenedores en las calles?

Quizás esta asociación de ideas (antisistema = peligroso) no tenga otro objetivo que el de reprimir un pensamiento libre e independiente, oprimir el espíritu crítico y querer hacernos creer que este sistema es inamovible, inmutable y el único posible, y que, por tanto, todo aquel que se oponga a él e intente cambiarlo es violento y peligroso. Sin embargo, cuesta imaginar a una persona con convicciones morales que no pretenda mejorar el sistema del que forma parte si este no funciona o es insostenible. Como decía Salvador Allende, ser joven y no ser revolucionario es una contradicción casi hasta biológica.

En contraposición a los antisistema (nos referimos aquí a quienes buscan promover un cambio, sin connotaciones negativas) se encuentran los indignados resignados, para quienes la desafección política, generada sobre todo por la avalancha de casos de corrupción, se ha acabado convirtiendo en frustración, conformismo y escepticismo ante cualquier tipo de cambio. Este pensamiento general de que no se puede hacer nada por cambiar las cosas ha sido aprovechado por quienes están interesados en que todo siga igual, utilizando la incertidumbre que provoca lo desconocido para inducir el miedo a que cualquier tipo de cambio resulte un desastre o nos lleve a una situación mucho peor. Un ejemplo ilustrativo lo podemos encontrar en los políticos que se aferran a la Constitución como si se tratase de un libro sagrado que no se puede modificar (a menos que exista un interés mayor), cuando la historia nos ha enseñado que la evolución es imparable y nada permanece inalterable con el paso del tiempo.

Desde mayo de 2011 hasta ahora hemos visto como buena parte de la sociedad indignada ha convertido su resignación en activismo, participación e involucración en diversas plataformas políticas o movimientos ciudadanos. Si bien el 15M no produjo un cambio real a escala política, sí consiguió despertar nuevas conciencias, y mentalizó y convenció a toda una generación de que no podemos desentendernos de la política y de que es necesario intervenir si no queremos volver a cometer los mismos errores. Esta necesidad de reaccionar y organizarse ante una situación de crisis política, económica y social se ha visto materializada en la formación de nuevas organizaciones políticas creadas a partir de redes ciudadanas, como Podemos, Partido-X o, más recientemente, la iniciativa municipal Guanyem Barcelona.

Mutaciones, Proyecciones 15M
Ahora nos movemos sobre un punto de inflexión, para algunos una posible segunda transición, en el que la irrupción de la ciudadanía en la arena política genera un nuevo debate que virará no tanto en torno al eje de abscisas, donde siempre tendemos a situar a los partidos a la izquierda o a la derecha, como en el eje de ordenadas, donde se tendrá que medir la separación entre los de arriba y los de abajo, es decir, entre la clase política y los ciudadanos. Este aumento de participación, compromiso e implicación de la sociedad será necesario y fundamental, y deberá permanecer constante si queremos que derive en una verdadera regeneración democrática, una mayor transparencia en todas las instituciones y un mayor control por nuestra parte en la toma de decisiones importantes.

La sociedad española actual parece destinada a seguir dividida, ahora entre quienes intentan cambiar el sistema y quienes permanecen resignados al que hay. En estos últimos tiempos, hemos visto cómo la situación de crisis actual, la desorbitada tasa de desempleo y los continuos casos de corrupción han originado la apertura de la política a una ciudadanía cada vez más concienciada, implicada y participativa. De ahora en adelante, el compromiso, la perseverancia y el nivel de organización en las redes ciudadanas (en las que las nuevas tecnologías son de gran utilidad) serán los retos que tener en cuenta para que finalmente se consolide un verdadero cambio en el sistema democrático actual. Mientras tanto, habrá que esperar a ver si cada vez son más los indignados que convierten su resignación en compromiso e involucración, y no al revés. Pues, como dijo Albert Einstein, el mundo no será destruido por aquellos que hacen el mal, sino por aquellos que lo miran sin hacer nada. O dicho de otro modo, si uno no es parte de la solución, es parte del problema. Y para terminar, una última reflexión para los amantes del término antisistema: ¿no será que el sistema ya está cambiando debajo de sus pies y ustedes, sin ni siquiera darse cuenta, se han convertido en los verdaderos antisistema?

Ciudadano Normal

Entrada en El Periódico de Catalunya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s